Los mercenarios atacan la casa familiar. Buscando respuestas, Flynne se vuelve a poner los auriculares y descubre que no es un juego, sino una máquina del tiempo que la lleva setenta años hacia el futuro. Flynne hace un trato con Wilf y Lev y acepta ayudarlos a encontrar a Aelita.